domingo, 29 de agosto de 2010

REGLAS DE LA HERMANDAD (II)

TITULO II

DE LOS HERMANOS O COFRADES

REGLA 10ª
REQUISITOS GENERALES

Podrán ser hermanos de esta Hermandad todas las personas de ambos sexos que, estando bautizados en la Fe Católica y llevando una vida ajustada a dicha Fe, no estén legítimamente impedidos por el Derecho Canónico.

Para adquirir la condición de hermano, se deberá de solicitar por escrito, acompañando a dicha solicitud la certificación correspondiente de la recepción del bautismo (Fe de Bautismo), aprobarse dicha solicitud por el Cabildo de Oficiales, y prestar el juramento necesario de estas Reglas.

Estarán exentos del juramento de estas Reglas los menores de catorce años, que lo harán al cumplir esta edad.

REGLA 11ª
DE LA DISTINCION DE LOS HERMANOS

En la estima interna y secreta de cada uno, de entre todos los hermanos, sin distinción de edad, sexo, antigüedad, condición social, residencia o atributo alguno, serán los primeros aquellos que, sin reclamar nada a cambio y situándose siempre en el último lugar, se afanen y dediquen al servicio de los demás hermanos y de la Her-mandad.

Por lo demás, todos los hermanos serán iguales dentro de la Hermandad, y gozarán de idénticos derechos, a la vez que estarán obligados por los mismos deberes.

REGLA 12ª
DE LOS DEBERES DE LOS HERMANOS

Todos los hermanos quedan sometidos a los siguientes deberes:

1.- Observar fielmente los Mandamientos de la Ley de Dios y de la Santa Madre Iglesia, esforzándose en dar ejemplo de vida cristiana en su ambiente familiar, social y de trabajo.

2.- Asistir a todos los Cultos organizados por la Hermandad, por cuanto la oración comunitaria es de gran provecho para vivir la Fe y poder proyectarla a los demás, y, especialmente, a la Estación de Penitencia, si por las normas específicas de esta Reglas no están excluidos de este deber.

3.- Colaborar de forma responsable, eficaz y comprometida, con sentido de Iglesia, con la Junta de Gobierno o en cualquier lugar fuera del ámbito de la Herman-dad, donde el apostolado seglar sea necesario y conveniente.

4.- Asistir, si le facultan estas Reglas, a todos los Cabildos Generales para conocer las actividades de la Hermandad e ilustrar con sus opiniones y propuestas a las personas que asumen las labores de gobierno, haciendo uso de la palabra cuantas veces le autorice el Hermano Mayor, y siempre con la mesura que exigen la caridad cristiana, el respeto a los demás y el espíritu y prestigio de la Hermandad.

5.- Sostener el pago de los gastos de la Hermandad con las cuotas y limosnas que el Cabildo de Oficiales establezca en cada caso, si bien, los hermanos podrán elevarlas voluntariamente cuando su conciencia así se lo dicte, en razón a sus posibi-lidades económicas. Los hermanos que se hallaren en clara necesidad, estarán exentos del pago de cuotas.

6.- Cumplir cuanto se ordena en estas Reglas y cuanto en Cabildo General o de Oficiales se acordare, y aceptar, en el transcurso de los actos que se celebren, cuantas indicaciones le fueren hechas por las personas que desempeñen funciones en nombre de la Junta de Gobierno.

7.- Dedicar el tiempo necesario a la oración por las necesidades de nuestros hermanos vivos y difuntos, por las de la Hermandad y por las de la Iglesia.

8.- Comunicar a la Hermandad cualquier hecho relevante en la vida de algu-no de sus hermanos.

9.- Informar a la Secretaría de la Hermandad cualquier cambio en sus datos personales, procurando tener actualizada la información contenida en los ficheros con respecto a él.

REGLA 13ª.-
DE LOS DERECHOS DE LOS HERMANOS

Todos los hermanos disfrutarán de los siguientes derechos:

1.- Disfrutar las gracias que se lucran en la Hermandad, así como en los su-fragios que estas Reglas establezcan.

2.- Recibir de la Hermandad el auxilio necesario en la proporción a la grave-dad de sus necesidades.

3.- Participar en cuantos cultos, cabildos y actividades celebre la Hermandad, con la excepción de los Cabildos de Oficiales, si no ostenta cargo, salvo que fuere requerido para ello. En cuanto a los Cabildos Generales y la Estación de Penitencia, este derecho estará limitado por las normas específicas contenidas en estas Reglas.

4.- Comunicar al Hermano Mayor cuantos asuntos considere de interés para el mejor gobierno de la Hermandad y para su progreso espiritual.

5.- Uso de voz y voto en los Cabildos Generales, siendo requisito indispensable para poder ejercer este derecho, el tener dieciocho años cumplidos y una antigüedad en la Hermandad de, al menos, un año.

6.- Elevar petición por escrito al Hermano Mayor, firmada por un mínimo del diez por ciento de los hermanos que reúnen las condiciones de poder usar el derecho de voto en los Cabildos Generales, según el epígrafe anterior, cuando estimen que un asunto es de sumo interés y debe ser tratado en Cabildo General Extraordinario. En estos casos, el Cabildo de Oficiales se reunirá en un plazo no superior a quince días con los firmantes del escrito para el estudio conjunto del caso. Si de esta reunión conjunta no saliere resuelto, se convocará Cabildo General en un plazo no superior a treinta días, al que deberá asistir, al menos, la mitad más uno de los firmantes. Si a la reunión conjunta con la Junta de Gobierno o al Cabildo General no asistieren la mitad más uno de los firmantes, el caso será sobreseído.

7.- Utilizar las dependencias, instalaciones y servicios de la Hermandad, de acuerdo con las normas de uso establecido por la Junta de Gobierno.

8.- A ser elegible para los cargos de la Junta de Oficiales u otros de responsa-bilidad que la Hermandad requiriese, de acuerdo con las normas específicas que en estas Reglas se establecen.

9.- A ser informado de los hechos sobresalientes de la vida de la Hermandad.

REGLA 14ª.-
DE LAS SANCIONES
Y DE LA SEPARACION DE LOS HERMANOS

Serán separados de la Hermandad:

1.- Los hermanos que, voluntariamente, notifiquen por escrito o pidan de pala-bra con presencia de testigos el cese como miembro de esta Hermandad.

2.- Serán separados de la Hermandad los hermanos que, encontrándose en pa-radero desconocido, no comuniquen a la Hermandad su nueva dirección en el plazo superior a dos años. En este plazo, la Hermandad habrá de realizar las gestiones oportunas para su localización, llevándose a cabo la baja sólo en el caso de que estas gestiones hayan resultado infructuosas.

3.- Serán separados de la Hermandad los hermanos que, teniendo pendiente el pago de cuotas por valor mínimo de dos anualidades sin que existieren causas de necesidad económica por su parte y, después de haber sido requerido por la Herman-dad, no atienda este requerimiento.

Serán sancionados y/o separados de la Hermandad, los hermanos cuya conduc-ta o actitud sea merecedora de ser calificadas como falta, las cuales se clasificarán, según su gravedad, en faltas leves, faltas graves y faltas muy graves.

Son conductas constitutivas de faltas leves:

- El reiterado incumplimiento de sus deberes como hermano y cofrade.
- El reiterado incumplimiento de lo acordado válidamente en Cabildo General o de lo preceptuado válidamente por la Junta de Gobierno.
- La falta de respeto y caridad a otros miembros de la Hermandad.

Las faltas leves serán sancionadas con la suspensión de todos los derechos co-mo Hermano por un periodo de tres a doce meses.

Son conductas constitutivas de faltas graves:

- Comportamiento público causante de mal ejemplo o escándalo.
- La falta de respeto y caridad a la Autoridad Eclesiástica.
- Asistencia indecorosa a algún Acto o Culto de la Hermandad que ofenda los sentimientos de piedad o dignidad colectivos.
- La reiteración de tres o más faltas leves.
Las faltas graves serán sancionadas con la suspensión de todos los derechos como Hermano por un periodo de doce meses y un día a cuarenta y ocho meses.

Son conductas constitutivas de faltas muy graves:

- El rechazo público de la fe católica.
- Los actos efectuados contrarios a la Iglesia Católica.
- La incursión en la pena de excomunión impuesta por la legítima Autoridad Eclesiástica.
- La reiteración de tres o más faltas graves.
- Hacer uso de la documentación o información de la Hermandad para interés ajeno a la misma.
- Hacer uso de bienes o elementos representativos de la Hermandad (hábito naza-reno, medalla, etc.) para uso lúdico o ajeno a su uso formal.

Las faltas muy graves serán sancionadas con el cese perpetuo del infractor como Hermano de la Hermandad.

Los que después de haber sido informados de la falta cometida y de la Ley que así la considera y la sanción propuesta, oídos, por sí y por otros, y amonestados frater-nalmente sin efecto de reconocimiento de la cual y sin pedir perdón por la misma, se les abrirá expediente sancionador que será remitido, al completo, al Vicario General de la Diócesis para seguir los trámites establecidos por la Autoridad Eclesiástica.

En el expediente sancionador quedará explícito:

- Los datos personales del hermano que ha cometido la falta.
- Los hechos donde tuvo lugar la falta cometida.
- Definición de la falta, que expresamente está recogida en las Reglas, o bien en el Código de Derecho Canónico.
- Datos temporales y de lugar de la corrección fraterna, así como el resultado de la misma y por quiénes está realizada.
- Las pruebas recogidas de la falta cometida.
- Plazo de alegaciones del presunto infractor, Dictamen en Acta y Sesión de la Junta de Gobierno, aplicando conforme a las Reglas o al Código de Derecho Ca-nónico, la sanción que contempla la Ley.

Con todo, la sanción o separación no surtirá efecto y no podrá cerrarse el expe-diente mientras que el Vicario General de la Diócesis no diera su visto bueno.

Una vez ratificada la sanción por el Vicario General de la Diócesis, esta será comunicada al hermano infractor, informándose al mismo de su derecho a interponer recurso administrativo ante la autoridad competente.

Los hermanos separados por lo que determinan los apartados 1, 2 y 3, podrán ser de nuevo admitidos, si así lo solicitaren, como hermanos de esta Hermandad, siempre que cumplieren lo establecido en la Regla 10º, con los mismos derechos y deberes, previa satisfacción de los pagos y cuotas que hubieren dejado pendientes y con la pérdida de su antigüedad en la Hermandad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario