domingo, 29 de agosto de 2010

REGLAS DE LA HERMANDAD (VIII)

TITULO V

DE LOS CABILDOS GENERALES

CAPITULO I

NORMAS COMUNES
A LOS CABILDOS GENERALES

REGLA 69ª
DE LA NATURALEZA DEL CABILDO GENERAL

Los hermanos constituidos en Cabildo General, son el órgano soberano que representa la voluntad colectiva de la Hermandad, y, por cuanto, junto con la Estación de Penitencia, el Cabildo General es la más clara expresión de la Institución como colectivo, cuidándose, en extremo, que su desarrollo transcurra con la solemnidad, orden y compostura que debe caracterizar todos los actos de esta Hermandad, fieles a su espíritu, a su estilo propio, a las exigencias de su Historia y al inexcusable deber de actuar, en todo momento, ajustados a los preceptos de la caridad, del sentido de unidad y del servicio entre los hermanos.

REGLA 70ª
DE LAS COMPETENCIAS DEL CABILDO GENERAL

Por constituir el Cabildo General el órgano soberano de gobierno y el más alto estamento de la voluntad colectiva de la Institución, serán competencias de él, todos los asuntos relacionados con la Hermandad, sin más limitación que los preceptos que se derivaren del Derecho Canónico, de las Normas dictadas por la Autoridad Eclesiástica, o de las leyes civiles que le pudieren ser aplicables como consecuencia de la inserción de la Hermandad en la sociedad de la que forma parte.

Serán competencias exclusivas del Cabildo General:

- Elegir cada seis años, o antes si ello fuere necesario, al Hermano Mayor, con arreglo a lo dispuesto en estas Reglas para los Cabil-dos Generales de Elecciones.

- Eliminar o modificar las presentes Reglas, o establecer otras nuevas, requi-riendo estas modificaciones que sean confirmadas por la Autoridad Eclesiástica.

- Aprobar anualmente las cuentas, memorias, inventarios y presupuestos de la Hermandad, con arreglo a lo establecido para el Cabildo General de Cuentas.

- Aprobar la enajenación de bienes de la Hermandad para los que, por su cuantía o naturaleza, no esté expresamente autorizado el Cabildo de Oficiales. Estas enajenaciones han de estar aprobadas por la Autoridad Eclesiástica correspondiente.

- Aprobar el que la Hermandad incurra en adquisiciones o gastos que superen los ingresos propios de la Hermandad, salvo que tales adquisiciones o gastos sean atendidos por donativos específicos ofrecidos para ellos.

- Aprobar las Actas de los Cabildos Generales celebrados con anterioridad.

- Cualquier cuestión que sobrepase las atribuciones propias de la Junta de Oficiales.

En todo caso, sólo se tratarán los temas explícitos en el Orden del Día de los Cabildos Generales, pudiéndose abrir turno de ruegos y preguntas sólo en el Cabildo General de Cuentas

REGLA 71ª
DE LA CONVOCATORIA DE LOS CABILDOS GENERALES

Los Cabildos Generales serán convocados por el Secretario por mandato del Hermano Mayor, quien fijará el Orden del Día.

Tienen el derecho y el deber de asistir a ellos, todos los hermanos que, teniendo cumplidos dieciocho años de edad, tengan una antigüedad mínima de un año en la Hermandad, que son los que tendrán derecho de voz y de voto.

En el Templo Parroquial sólo se podrá celebrar un único Cabildo General al año, además del Cabildo General de Elecciones. En estos casos, se celebrarán ante el Altar de culto de nuestros Santos Titulares.

La citación a estos Cabildos, en la que, necesariamente, se indicará el día y lugar de celebración, la hora de su primera y/o segunda convocatoria, el Orden del Día y el quórum necesario para su validez, se emitirá, al menos, con siete días de antelación, y habrá de estar en poder de los hermanos, al menos, con cuarenta y ocho horas de anticipación a la hora fijada para la primera convocatoria. Todas las convocatorias que se hicieren, se harán públicas desde el día de su emisión.

Si por causa de reconocida necesidad o urgencia no se pudiere cumplir estos plazos, excepcionalmente, se podrá convocar con veinticuatro horas de antelación mediante anuncio en soportes públicos.

REGLA 72ª
DE LA VALIDEZ DE LOS ACUERDOS

Los derechos de uso de voz y voto, se someterán a los criterios de orden, mesura y debido respeto a los demás asistentes que, el Hermano Mayor, presidente nato de todos los Cabildos, estableciere en cada caso.

Los acuerdos se tomarán por votación de los asistentes con derecho a voto, siendo válidos todos los que alcanzaren la mayoría simple de los votos emitidos.

El Cabildo General será válido siempre que concurra un quórum del diez por ciento del censo de los hermanos con derecho de voto en la primera convocatoria, y del número de asistentes que hubiere con derecho de voto en la segunda, indiferentemente que la votación fuere abierta o cerrada.

Si la naturaleza de las decisiones y deliberaciones lo permitieren podrá admitir-se el voto por correo o por representación (esto último sólo en Cabildo de Elecciones), siempre que así conste en la convocatoria, y que se especifique el procedimiento a seguir y las condiciones de estos votos para su validez.

REGLA 73ª
DE LAS CLASES DE CABILDOS GENERALES

A tenor de que la celebración del Cabildo esté recogida en estas Reglas con fijación de su cometido y periodicidad dentro del año, o, por el contrario, no concurran estas circunstancias, los Cabildos Generales podrán considerarse como ordinarios o extraordinarios.

Serán Cabildos Generales Ordinarios, el Cabildo General de Cuentas, a celebrar cada año en fecha posterior al treinta de junio, y el Cabildo General de Elecciones, que se celebrará cada seis años una vez celebrada la Festividad del Corpus Christi.

Serán Cabildos Generales Extraordinarios los que fueren necesarios convocar para eliminar o modificar Reglas o añadir alguna nueva; los que dieren lugar el ejercicio del derecho de los hermanos establecido en la Regla 13ª; los que por la importancia de los asuntos a tratar considerare necesarios convocar el Cabildo de Oficiales o, por imperativos de estas Reglas, fueren necesarios para tratar de asuntos, cuya competencia, corresponden en exclusividad al Cabildo General, y los que creyere necesarios convocar el Hermano Mayor.

Independientemente de la clase que sea el Cabildo, todos comenzarán por la in-vocación al Espíritu Santo, y finalizarán con una oración de acción de gracias, Padre Nuestro y Ave Maria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario