domingo, 29 de agosto de 2010

REGLAS DE LA HERMANDAD (XI)

TITULO VI

DISPOSICIONES FINALES

REGLA 86ª
DE LA MISION DE PRESERVAR
EL ESPIRITU DE LA HERMANDAD

Porque así se considera necesario, a lo largo de todas estas Reglas se hace mención reiterada al espíritu y estilo propio de la Hermandad, concepto éste que, aunque difícil en su definición, es aplicable a cada acto de esta Hermandad, basán-dose en el amor a Dios, en el respeto íntegro a los hermanos, y en la vivencia del Evangelio como camino de salvación. Todo esto unido a la sobriedad, caridad y ánimo conciliador.
REGLA 87ª
DE LA INTERPRETACION DE ESTAS REGLAS

En todo lo que no se contenga en estas Reglas, la Hermandad ha de atenerse a lo prescrito en el Derecho Canónico y en las Normas Diocesanas para Herman-dades del Arzobispado de Sevilla.

La Junta de Oficiales solicitará la interpretación de los preceptos de estas Reglas que pudiesen suscitar dudas al Vicario General de la Archidiócesis y/o al Delegado Episcopal de Asuntos Jurídicos de Hermandades y Cofradías.

La Junta de Oficiales podrá proponer al Cabildo General la creación de un Reglamento de régimen interno donde se especifiquen normas más particulares. Este reglamento nunca podrá ir contra estas Reglas, ni en detrimento de Ellas. Este Reglamento ha de ser aprobado por la Autoridad competente.

REGLA 88ª
DE LA DISOLUCION O EXTINCION DE LA HERMANDAD

Dado el caso de que una vez, por razones que no pueden estar a nuestro alcance, se llegase a disolver la Hermandad, o se extinguiese al no haber ni un solo hermano capacitado para ejercer las misiones de la misma, se atenderá a lo que disponga el Código de Derecho Canónico y las Normas Diocesanas de Hermandades y Cofradías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario