sábado, 18 de septiembre de 2010

La Custodia del Corpus en Toledo


En la Capilla de la Torre o del Tesoro se encuentra la custodia catedralicia, que, en realidad se compone de dos.

En el centro hay un ostensorio o custodia de mano, de estilo gótico, que el cardenal Cisneros mandó comprar en la testamentaría de la reina Isabel la Católica, para regalársela a la catedral, en 1505. Esta pequeña custodia -según la tradición- había sido mandada labrar, a finales del siglo XV, por la reina a un joyero catalán, Almerique, quien utilizó 17 kilos del primer oro llegado de América, además de pedrería y diversas figuras esmaltadas.

Al parecerle insuficiente, Cisneros encargó al platero Enrique de Arfe otra custodia para albergar y realzar la anterior. Este maestro alemán, entre 1514 y 1524, realizó la gran custodia de plata en estilo goticoflamígero, que fue dorada a finales del siglo XVI para igualar en color al ostensorio isabelino.
































La obra de Arfe es un complicado conjunto de pilastras caladas que se unen mediante arquillos con filigranas para formar un templete con forma de torre de dos metros y medio de altura y más de 200 kilos de peso ­en su elaboración se emplearon 183 kilos de plata y 18 de oro­ que está salpicado de 260 pequeñas estatuillas, situadas bajo doseletes o pequeñas bóvedas repujadas, entre las que destaca la policromada del Cristo resucitado situada en el segundo cuerpo. Pero Enrique de Arfe no sólo dejó la joya, también redactó un manual para saber desarmarla y ensamblar de nuevo las 5.600 piezas que la componen mediante los correspondientes 12.500 tornillos, lo que ha servido para su limpieza y restauración, la última en el 2002.


Su exposición en esta sala se realiza sobre una peana de plata y bronce, con cuatro ángeles tenantes en las esquinas, que fue realizada por el platero toledano Manuel Bargas a mediados del siglo XVIII, según diseño de Narciso Tomé, por encargo del arzobispo-infante Luis de Borbón. Sin embargo, cuando esta joya cobra vida es el día del Corpus al recorrer, entre el tintineo de sus campanillas, las calles entoldadas de la ciudad. En su recorrido urbano utiliza una carroza, construida en el siglo XVIII que, mediante un mecanismo especial, la mantiene vertical a pesar de los desniveles existentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario