viernes, 23 de septiembre de 2011

De la Asociación de Madres y Padres de Alumnos del C.E.I.P. "La Esperanza"

¿Quién de nosotros no tiene alguien cercano que esté pasán­dolo mal en estos tiempos de crisis?

Por desgracia, son muchas las personas que tienen mal su economía, que no encuentran trabajo, que deben su hipoteca, y lo que es peor, la impotencia de no poder hacer frente a los innumera­bles gastos que se tiene en una casa.

Dentro de todo lo malo, todavía queda sitio para la caridad.

Queda tiempo para la CARIDAD.

Siempre hay algún familiar, algún amigo que eche una mano y ayude en la medida que puede o un desconocido….. Me explico.

Tenemos en nuestro colegio, y perdónenme si no doy muchos más datos, varios niños con una situación muy delicada, sus padres no pueden hacer frente al pago del material escolar. Nos enteramos de estos hechos en un Consejo Escolar y decidimos ayudar en a medida de nuestras posibilidades, pero antes debíamos asegurarnos que esa situación económica era tan mala. Nos dirigimos a Servi­cios Sociales para que nos confirmaran cómo se encontraban estos niños y allí se nos dice que ya nos contestarían y que de momento no podrían echarnos una mano pues andaban desbordados.

¿Qué hacemos? ¿Sentarnos a esperar o ayudar a estos niños?

Pues manos a la obra.

Las profesoras hablan con editoriales y consiguen que algu­nas den material gratuito y otras que lo den con descuento, como AMPA también colaboramos económicamente pero seguimos ne­cesitando dinero y recurrimos a las hermandades del pueblo.

Desde aquí quiero dar las gracias a todas las hermandades, a sus hermanos mayores y a los diputados de caridad de las mismas por su voluntad de ayudar a estos niños, por volcarse y prestar ayuda inmediata pues sin ellos no podríamos pagar todo el material que nos mandaron.

Simplemente con presentarle nuestra necesidad y sin más aval que mi palabra, las hermandades han puesto a nuestra disposición su ayuda, su bolsa de caridad y hemos conseguido lo mas importante: que la educación de unos niños no se vea interrumpida y que el pri­mer y segundo trimestre del curso lo van a acabar como los demás niños.

Cuando empiecen los cultos de Cuaresma o los cultos de Glo­ria deberíamos recordar todos que el dinero que recogen es para ayudar a los más necesitados, que con un simple euro pueden hacer mucho bien y que pensemos que ahora ha sido para ayudar a unos niños pero tal y como está la economía puede ser que algún día ne­cesitemos su ayuda.

Por eso digo que todavía queda tiempo para la CARIDAD con mayúsculas, que todas las hermandades se han unido y han recorda­do que están para los más necesitados, que se están encargando de ayudar anónimamente a muchas personas que lo solicitan sin pedir nada a cambio.

Sirvan estas letras para dar las gracias a todos pues sin ellos sería imposible que unos niños puedan educarse y en un futuro ser personas de provecho.

Gracias y mil veces gracias por vuestra inmensa CARIDAD.


Soledad Maqueda Díaz

Presidenta del AMPA Nueva Esperanza

No hay comentarios:

Publicar un comentario