sábado, 25 de mayo de 2013

Nueva orla para anunciar los cultos del Corpus

Con motivo de la Fiesta principal de nuestro Instituto, la Solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Nuestro Señor Jesucristo, nuestra Real Archicofradía Sacramental estrenará una nueva orla para la convocatoria de cultos, la misma ha sido realizada y donada por nuestro Hermano José Manuel Barranca Daza.

El autor realiza una hermosa composición a modo de retablo en homenaje y exaltación de la Eucaristía. La base del dibujo es una armoniosa arquitectura de estilo neoclásico, presente en el exterior de nuestra sede canónica, tanto en sus portadas como en la torre parroquial. La misma se dispone a modo de portada sobre la que se levanta un receptáculo en el cual aparece la escena central de la composición: la Custodia. El Cuerpo de Cristo se encuentra en un viril en el cual el autor recrea el mismo que aparece en el escudo corporativo del estandarte de la Hermandad, a ambos lados dos ángeles ceriferarios en señal de adoración se inclinan ante la Real presencia de Jesús Sacramentado, todo ello sobre una gran nube.

Esta escena central enmarcada por pilastras rompe un gran frontón curvo del cual emergen sendos jarrones con espigas de trigos, una de las especies Eucarísticas. En la parte inferior y partiendo de un querubín central una gran guirnalda de laurel, símbolo de victoria, que rompe la recta de la portada fingida.

A los lados dos grandes pilastras que parten de dos ménsulas sostienen el entablamento y en la parte superior aloja dos cartelas con los símbolos de la Archicofradía. En la izquierda la Cruz sobre el monte Calvario rodeada de la corona de espinas aludiendo a la cofradía de Nazarenos y también a la Compañía de la Cruz, congregación fundada por Santa Ángela de la Cruz, titular de la Hermandad. En el lado opuesto el Corazón llameante alusivo a la Caridad, advocación de la titular mariana de nuestra Hermandad y simbolizando también a San Vicente de Paul, Apóstol de la Caridad, Santo del que posee una reliquia nuestra institución que procesiona el Miércoles Santo en el paso de palio de Santa María de la Caridad. Ambas cartelas se sitúan de tal forma que junto al Viril central de la composición forman el escudo completo de la Hermandad.

Sobre las ménsulas se asientan las imágenes de los dos Santos promotores de la fiesta del Corpus. A la derecha Santa Jualiana de Mont Cornillón, mística belga que dedicó gran parte de su vida a promover la devoción al Corpus Christi. En una de sus visiones más recurrentes veía una Luna oscurecida, es decir, resplandeciente, pero incompleta, con una banda negra que la dividía en dos partes iguales; esto se interpretaba con el hecho de que faltaba una fiesta en el calendario litúrgico. La fiesta del Santísimo Sacramento debía ser instituida para reanimar la fe de los fieles y para expiar las faltas cometidas contra este Sacramento. A partir de estas revelaciones, intentó por todos los medios la institución de una fiesta solemne en honor al Santo Sacramento que fue instituida después de su muerte por el Papa Urbano IV. La Santa aparece con su hábito de religiosa y sus atributos característicos: La custodia con el Cuerpo del Señor y la azucena alusiva a su virginidad.

En la ménsula de la izquierda Santo Tomas de Aquino, Doctor de la Iglesia, y gran teólogo, quien por encargo de Urbano IV realiza el oficio de la fiesta del Corpus una vez decretada en 1264. La magnitud de la nueva fiesta propicia la necesidad de componer un nuevo Oficio que respondiese al entusiasmo de la Iglesia y a la grandeza del tema. La Liturgia no decepcionó en nada las esperanzas que el pueblo cristiano había depositado en la Iglesia. El Santo se representa siguiendo su iconografía tradicional, con el habito de la orden de predicadores a la cual pertenecía, estrella sobre el pecho como doctor angélico y con un libro en su mano y una pluma en la otra en ademan de escribir el oficio de la Fiesta del Corpus iluminado por el Espíritu Santo que aparece representado en la paloma que vuela junto a su cabeza.

En la parte inferior de la orla, aparece el apocalíptico Cordero Inmaculado sobre el libro de los siete sellos, representación alegórica de Cristo que centra racimos de uvas y espigas de trigo a modo de bodegón, elementos que tradicionalmente han simbolizado las especies Eucarísticas.

Finalmente en los ángulos inferiores sendos ángeles inspirados en los del monumental Retablo de cerámica del Santísimo Cristo de la Misericordia que se encuentra en la fachada del Templo sostienen sendas cartelas con el Pelicano, símbolo del amor de Dios, y el Ave Fénix emergiendo del fuego que simboliza la gloriosa Resurrección de Nuestro Señor a través del Sacrificio, ambos elementos alegóricos ligados también a la Eucaristía. De este modo la lectura de la nueva orla es una exaltación de la Eucaristía y de la fiesta del Corpus representada en sus dos promotores que alcanzaron la Santidad mediante elementos y motivos vinculados a la Archicofradía.

3 comentarios:

  1. enhorabuena, precioso!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Un cartel muy bien estudiado y meditado. Felicidades al autor por poner tu valia al servicio de la hermandad y a esta por el acierto de realizar estos dos carteles tan preciosos.

    ResponderEliminar
  3. Un cartel muy bien estudiado y meditado. Felicidades al autor por poner tu valia al servicio de la hermandad y a esta por el acierto de realizar estos dos carteles tan preciosos.

    ResponderEliminar